5 principales señales del divorcio que se avecina.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

 leticia-becerril-bedolla-divorcio-inmediato

Por: Lic. Leticia Becerril Bedolla.

 

No ocuparse de los problemas matrimoniales, es garantía de la acumulación de resentimiento, heridas emocionales y el distanciamiento emocional de la pareja. Conoce las señales de divorcio más comunes en los casos en que se puede haber esperado demasiado tiempo para tratar de reparar el matrimonio.

senales-divorcio-inmediato-1

Las 5 señales de divorcio más comunes

 

Primera señal de divorcio:

Muy a menudo imagina una vida sin su cónyuge

En tiempos de conflictos conyugales y situaciones difíciles, la mayoría de las parejas puede pensar que su vida sería mucho mejor si se divorciara, y esto es normal.

Sin embargo, lo que no es normal es cuando se fantasea demasiado a menudo con esta posibilidad, esto puede ser una señal de que usted se encuentra atascado en una situación desagradable y que es incapaz de encontrar una solución.

Esto también es una señal para buscar terapia de pareja antes de que sea demasiado tarde.

Si usted se encuentra anhelando una vida lejos de su pareja, lo más aconsejable es compartir esos sentimientos con ella; posiblemente no sea una conversación muy cómoda, pero usted debe reconocer que su cónyuge tiene derecho a conocer sus cuestionamientos acerca de seguir casados o no, y por otro lado, también se pueden aclarar algunas cosas que en algunos casos son triviales y que se podrían solucionar fácilmente para salvar el matrimonio.

 

Segunda señal de divorcio:

Lo negativo supera a lo positivo en el matrimonio

Si las cosas negativas en su vida de pareja son mayores a las positivas, su matrimonio está en aprietos y necesita ayuda.

Los problemas en cualquier tipo de relación, aumentan la inactividad, y cuando esto se permite, esos problemas matrimoniales iniciales generarán otros problemas adicionales, que terminarán inclinando la balanza emocional negativamente.

No permita que esos problemas iniciales, sea la causa raíz de otros problemas adicionales más graves, busque ayuda y orientación para hacer frente a estas situaciones desde el comienzo.

 

Tercera señal de divorcio:

La evasión y un permanente estado defensivo

Si alguno de los dos cónyuges se encuentra permanentemente a la defensiva, desdeña los sentimientos, muestra desprecio por las creencias del otro o frecuentemente recurre a tácticas evasivas usted se encuentra en alto riesgo de divorcio.

Cuando se evita el conflicto o se recurre de manera exagerada a mecanismos de defensa negativos para aliviar con los conflictos normales del matrimonio, no se está permitiendo en realidad la resolución de estos problemas de manera saludable, y esto puede ser letal para su matrimonio.

 

Cuarta señal de divorcio:

Solo uno de los dos desea resolver los problemas

¿Se siente permanentemente frustrado /a porque cada vez que intenta discutir algún problema marital su cónyuge se aleja de usted?

En muchas ocasiones, probablemente uno de los cónyuges expresen inconscientemente que la solución de los problemas ya no importa y en realidad es él quien se está alejando de la relación.

No es raro observar que cualquiera de los cónyuges cuando está pensando en retirarse de la relación, siente que está siendo evitado por el otro cónyuge, al final ambos cónyuges terminarán evitándose mutuamente y no estarán interesados en solucionar sus problemas maritales, lo que tarde o temprano llevar al divorcio.

 

Quinta señal de divorcio:

El sexo se da con menos frecuencia

Alguno de los cónyuges quiere sexo y el otro no quiere, o alguno comienza a sentir de buenas a primeras que hay mucho sexo en el matrimonio y el otro no.

Tal vez usted o su cónyuge ya no necesita esa conexión íntima y cualquiera que sea la razón para ello, cuando un matrimonio carece de intimidad sexual y afecto, o bien termina en divorcio o la relación se puede convertir en un matrimonio de conveniencia, en el que alguno se queda en la relación por el bien de los hijos o porque tiene miedo al cambio.

Cuando se evita un problema marital tan importante como la falta de sexo, esto engendra resentimientos en el cónyuge que se siente menos satisfecho y el matrimonio comienza a morir debido a que el vínculo de la intimidad sexual, es una de las bases fundamentales que mantienen unida una relación matrimonial.

 

Te invito a enriquecer este tema dejándome un mensaje con tu opinión sobre este artículo.

O si lo prefieres, puedes enviarme un correo con tus comentarios o sugerencias para abordar otros temas y con mucho gusto lo tomaré muy en cuenta: lic.leticia.becerril@divorcioinmediato.com

También te invito a conocer más sobre temas relacionados en mi sitio de Facebook:

https://www.facebook.com/divorciosincomplicaciones

Un comentario en “5 principales señales del divorcio que se avecina.

  • ¡Licenciada buena noche!
    Coincido con usted en los cinco puntos que menciona y de manera personal, le agregaría otro: el desacreditamiento de la pareja ante los demás.
    Posiblemente sea parecido al punto 3 “La evasión y un permanente estado defensivo”, sin embargo, mi punto esta relacionado a la exteriorización por parte de uno de los cónyuges, de lo que le inconforma del otro a través de dejar en evidencia los fallos que pudiese tener, por lo general, se aprovechan reuniones sociales para llevarlo a cabo: fiestas familiares, de amigos, reuniones de cualquier índole, etc. La importancia del asunto radica en dejar en ridículo al cónyuge de que se trate porque se está harto de el/ella y generar motivos para darle peso a la decisión de divorciarse.
    Quien llevase a cabo este desacreditamiento, podría estar incurriendo en la comisión de un delito, de tipo civil, tal como lo es el de Violencia Familiar, reconocido por las principales legislaciones y que en el Estado de México lo avala el artículo 4.397 del Código Civil, empero, independientemente de ello y aún si se pretendiese reconstruir un matrimonio con ayuda profesional…¿Se podría convencer a alguien, de permanecer en una relación dónde ya no quiere estar? Y si así fuese, ¿Cuál sería el costo (no solamente económico, sino social) que tendría el evitar una reincidencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *