A veces cuando SE PIERDE, SE GANA.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

anahi-leticia-hernandez-becerril-divorcio-inmediato

Por: Anahi Leticia Hernández Becerril.

duelo_divorcioinmediato

 

Si aún no estás totalmente seguro de querer divorciarte, te sugiero que leas la siguiente reflexión.

 

Muchas veces así empieza el camino, con la creencia inevitable, aunque siempre engañosa, la supuesta conciencia de que no lo voy a soportar. Hemos sido educados para creer que somos básicamente incapaces de soportar el dolor de una pérdida, que nadie puede superar la muerte de un ser querido, que moriríamos si la persona amada nos deja, pero lo que más pesa de todo esto es el miedo al cambio, suele pasar que estamos tanto tiempo en nuestra zona de confort que nos acostumbramos a situaciones, nos aferramos a personas tóxicas y dejas de lado lo que de verdad importas: TÚ.
 
Y repito, el camino  sea interno o externo, conlleva siempre a un proceso de activa adaptación, “a lo que tiene de nuevo lo diferente y a lo que tiene de diferente lo nuevo” aunque sea mejor. Este proceso se conoce con el nombre de “ELABORACIÓN DEL DUELO” y como ya lo sugiere el nombre, es penoso. Por obvio que parezca nunca dejaré de advertirlo a los que empiezan este camino: Los duelos… dueles.
 
Y aunque es inevitable el dolor, es bueno recordar no hacer una tormenta en un vaso de agua; Pues no vivimos en la realidad sino en nuestra imagen de ella, con esto quiero decir que somos autores de nuestro propio sufrimiento y que aunque es inevitable pasar por este camino, nosotros decidimos si será provechoso o no.
 
La siguiente actividad puede ser de gran utilidad para aclararte el panorama.
En una hoja blanca traza 1 línea por la mitad para crear 2 columnas. En la columna del lado izquierdo pon como título de: “Razones por las que si me debo divorciar”, y en la columna del lado izquierdo pon como título “Razones por la que no me debo divorciar”. Ahora, en la columna izquierda anota todo aquello que te hizo pensar en el divorcio, y en la otra columna, anota las razones que te detienen para no hacerlo o que te provocan inseguridad para decidirlo. Finalmente, puedes evaluar que lado de la columna tiene más razones de peso en tu decisión.
 
Recuerda que la agonía del cuerpo por sed, hambre o frío dura muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha, dura toda la vida.
 
Referencias de apoyo:
Libro “El camino de las lágrimas”, autor Jorge Bucay.
 
 

Te invito a enriquecer este tema dejándome un mensaje con tu opinión sobre este artículo.

O si lo prefieres, puedes enviarme un correo con tus comentarios o sugerencias para abordar otros temas y con mucho gusto lo tomaré muy en cuenta:

También te invito a conocer más sobre temas relacionados en mi sitio de Facebook:

https://www.facebook.com/saludencuerpomenteyalma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *