El Divorcio y El Síndrome de Alienación Parental

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

magali-jazmin-esquivel-alvarez-divorcio-inmediato

Por: Magali Jazmín Esquivel Alvarez.

 

“El Divorcio es un Trabajo de Construcción, NO de Destrucción”.

“El amor a los hijos se refleja con el respeto entre los padres. El placer de ser padre nace de dos y es irreversible”.

El presente artículo tiene por objetivo principal generar consciencia en padres de familia divorciados o con conflictos familiares, para que entiendan que los hijos no deben ser involucrados en sus diferencias porque les implican problemas emocionales y de confusión. Así mismo, en profesores para orientar a los padres en caso de detectar problemas en el alumno a consecuencia de este tema ya que la separación de una pareja con hijos, debe ser para mejorar el ambiente en el hogar y no para empeorarlo.

“No garantizar y obstaculizar el derecho fundamental del menor de mantener sus afectos y vínculos emocionales con sus padres y familiares, es una forma de maltrato que le provoca un daño a su bienestar y desarrollo emocional”

sindrome-de-alienacion-parental-divorcio-inmediato-0

¿QUE ES EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL? (S.A.P.)

La primera definición que se realiza sobre esta realidad, es de Richard Gardner en 1985, que define el Síndrome de Alienación Parental (S.A.P.) como un desorden que surge principalmente en el contexto de las disputas por la guarda y custodia de los niños. Su primera manifestación es una campaña de difamación contra uno de los padres por parte del hijo, campaña que no tiene justificación. El fenómeno resulta de la combinación del sistemático adoctrinamiento (manipulación) de uno de los padres y de la propia contribución del hijo a la denigración del padre rechazado.

Otros autores como Aguilar lo definen como un trastorno caracterizado por un conjunto de síntomas que resultan del proceso por el cual un padre transforma la conciencia de sus hijos, mediante distintas estrategias, con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro padre.

Si bien es cierto que para empezar una guerra de desacreditación respecto al padre alienado, el alienador debe ser consciente de los actos que realiza, también es cierto que a menudo, este no es plenamente consciente de que está produciendo un daño psicológico y emocional en sus hijos, y de las consecuencias que ello va a tener a corto y largo plazo en el o la menor.

El autor Bolaños, entiende el S.A.P. como un síndrome familiar en el que cada uno de sus participantes tiene una responsabilidad relacional en su construcción y por tanto en su transformación; teniendo en cuenta que el elemento principal es el rechazo más o menos intenso de los hijos hacia uno de los cónyuges, propone modificar la nomenclatura clásica de Gardner por la de Padre Aceptado y Padre Rechazado.

Es posible identificar diferentes niveles de intensidad en el rechazo que muestran los niños y niñas afectados por el S.A.P. 

  • El rechazo leve:se caracteriza por la expresión de algunos signos de desagrado en la relación con el padre o la madre. No hay evitación y la relación no se interrumpe.
  • El rechazo moderado:se caracteriza por la expresión de un deseo de no ver al padre o la madre acompañado de una búsqueda de aspectos negativos del padre rechazado que justifique su deseo. Niega todo afecto hacia él y evita su presencia. El rechazo se generaliza a su entorno familiar y social. La relación se mantiene por obligación o se interrumpe.
  • El rechazo intenso:supone un afianzamiento cognitivo de los argumentos que lo sustentan. El niño se los cree y muestra ansiedad intensa en presencia del padre rechazado. El rechazo adquiere características fóbicas con fuertes mecanismos de evitación. Puede aparecer sintomatología psicosomática asociada.

sindrome-de-alienacion-parental-divorcio-inmediato-4

DINÁMICA RELACIONAL DEL RECHAZO

Tras el proceso de separación puede aparecer un rechazo de los hijos en común hacia uno de los padres. El rechazo puede ser primario o secundario, el primero como reacción inmediata a la ruptura de pareja y el secundario aparece en separaciones más lentamente gestadas. La existencia del rechazo a uno de los padres va a suponer la aparición de conflictos en el desarrollo del régimen de visitas. Ante esta situación, uno de los dos padres, normalmente el rechazado, pone en conocimiento del órgano judicial la situación lo que producirá un aumento del rechazo del niño. Tras esta situación aparecerán múltiples problemas en las relaciones paterno y materno filiales con el padre no aceptado. Finalmente tendrá como consecuencia directa la desaparición de las relaciones filiales por la negativa de los/as menores.

Se pueden distinguir dos dinámicas relacionales en función del tipo de rechazo:

  1. Dinámica relacional del rechazo primario.- Aparece en los momentos inmediatos a la separación. Es propio de rupturas bruscas e impulsivas, en las que se dan los siguientes factores:

  • El padre rechazado (habitualmente el padre) abandona el hogar de forma inesperada o tras haber iniciado una relación afectiva extramatrimonial.
  • Los hijos no reciben una explicación conjunta por parte de sus padres acerca de lo que está ocurriendo.
  • Descubren que el padre rechazado se ha ido a través del padre aceptado (habitualmente la madre), quien no puede ocultar los sentimientos que ello le produce.
  • El padre rechazado intenta que sus hijos se adapten de forma inmediata a su nueva realidad.
  • Los hijos presentan resistencias para ello, pues su deseo es contrario a la ruptura.
  • El padre rechazado culpabiliza al padre aceptado porque los niños no quieren verle y le exhorta para que los obligue.
  • El padre aceptado se siente identificado con sus hijos. No puede obligarles.
  • El padre rechazado pone la cuestión en manos del juzgado y pide al juez que se obligue al padre aceptado para que pueda ver a sus hijos.
  • Hay descalificaciones durante el proceso legal que acrecientan las dificultades emocionales.
  • Los hijos pueden ser llamados al juzgado para expresar los motivos por los que no quieren ver al padre rechazado.
  • A medida que se ven obligados una y otra vez a negar la figura del padre rechazado van encontrando argumentos cognitivos que justifiquen su actitud.
  • El rechazo se generaliza a otros familiares del padre rechazado: abuelos, tíos, primos.
  • Las familias de origen compiten entre sí. Una protege al padre aceptado y a los hijos, descalificando la actitud del padre rechazado. La otra exige una relación con los hijos e intenta apoyar al padre rechazado para conseguirla.
  • El rechazo tiende a cronificarse.
  1. Dinámica relacional del rechazo secundario.

  • Tras la ruptura, los hijos mantienen relación con el padre rechazado hasta que un día deciden romperla.
  • Existe un conflicto larvado entre los padres, que surge cuando deben negociar algún aspecto nuevo relacionado con sus hijos: un cambio de colegio, unas pautas educativas, un cambio en el régimen de visitas, una modificación de la pensión, etc.
  • Los hijos sienten las continuas descalificaciones mutuas que sus padres se hacen a través suyo. Al mismo tiempo “juegan” a darles informaciones contradictorias que generan mayor enfrentamiento entre ellos.
  • Ambos padres describen cómo sus hijos deben “cambiar el chip” después de estar con el otro.
  • Las visitas se convierten en algo tensional. El rendimiento escolar puede verse afectado. Pueden aparecer síntomas psicosomáticos.
  • Los hijos deciden no volver a ver al padre rechazado bajo cualquier excusa: forma de cuidarles, desatención, malos tratos.
  • Encuentran apoyo y comprensión en el padre aceptado.
  • Cualquiera de los dos decide llevar el asunto al juzgado, pidiendo que los hijos hablen con el juez.
  • El rechazo tiende a cronificarse.

sindrome-de-alienacion-parental-divorcio-inmediato

CONSECUENCIAS DEL S.A.P. EN MENORES DE EDAD

Aunque existen aún pocos estudios acerca de las consecuencias que un SAP va a tener a corto y largo plazo en los/las menores, sí se ha podido observar, en lugares como el Punto de Encuentro Familiar, ante la simple presencia física del padre rechazado, reacciones de ansiedad, crisis de angustia y miedo a la separación; el padre aceptado informa además de alteraciones a nivel fisiológico en los patrones de alimentación y sueño, conductas regresivas, y de control de esfínteres. La sintomatología observada, coincide con la descrita en la literatura para las diferentes situaciones que atraviesan los/as menores que sufren maltrato emocional, a continuación se exponen los problemas más frecuentemente detectados:

  • Trastornos de ansiedad: los menores viven el momento de las visitas con un fuerte estrés, en estos casos observamos respiración acelerada, enrojecimiento de la piel, sudoración, elevación del tono de voz, temblores, finalizando en desbordamiento emocional, no pudiendo estar delante del padre rechazado con serenidad y normalidad. En ocasiones para afrontar las visitas, acuden a las mismas bajo los síntomas de medicamentos ansiolíticos como Clorazepato Potásico (Tranxilium®Pediátrico).
  • Trastornos en el sueño y en la alimentación: derivado de la situación anterior, son menores que a menudo manifiestan que sufren pesadillas, así como problemas para conciliar o mantener el sueño. Por otro lado pueden sufrir trastornos alimenticios derivados de la situación que viven y no saben afrontar, ingiriendo alimentos compulsivamente o no alimentándose, hechos que el padre alienador suele utilizar para cargar contra el otro, haciendo ver que estos síntomas son debidos al sufrimiento del/la menor por no querer ver al padre rechazado por el daño que este les ha producido.
  • Trastornos de conducta:
  • Conductas agresivas
  • Conductas de evitación
  • Utilizan lenguaje y expresiones de adultos
  • Dependencia emocional
  • Dificultades en la expresión y comprensión de las emociones
  • Exploraciones innecesarias

 

sindrome-de-alienacion-parental-divorcio-inmediato-1

EL MAESTRO COMO PARTÍCIPE

Los niños permanecen la mayor parte del día en la escuela y es allí donde se lleva a cabo una parte importante de su desarrollo. Después del hogar, es el medio que le proporciona seguridad y le permite desarrollar sus habilidades intelectuales y sociales. El profesor es un elemento determinante en este proceso. Su apoyo es definitivo para los niños que viven el divorcio de sus padres. Es necesario que los padres informen a los profesores de sus hijos lo que está sucediendo en la familia. La separación genera inseguridad en los niños y ésta se verá reflejada en su desempeño escolar.

La escuela es el lugar donde los niños desarrollan vínculos afectivos diferentes a los familiares. Es frecuente que los pequeños sientan miedo de compartir con sus amigos el divorcio de sus padres. Les atemoriza sentirse diferentes y ser rechazados por lo que ha sucedido en su familia. El profesor es la persona más indicada para ayudarle a vivir este proceso.

Además, también es el encargado de que los compañeros entiendan y respeten lo que el menor está viviendo. En muchas oportunidades también debe actuar como mediador con los demás padres para evitar que se discrimine al pequeño y se le rechace por su condición de “hijo de separados”.

En este momento es fundamental que el maestro identifique las habilidades y fortalezas del niño y, enfatice en los logros. Esto le ayudará a sentirse más seguro y contribuirá positivamente en su autoestima. Recordemos que ésta se ve afectada por el divorcio.

El profesor debe estar atento a los cambios que se presenten en el rendimiento académico o el comportamiento de los niños para informarlo a los padres y, poder tomar las medidas que el caso requiera. No debe dudar pedir apoyo al departamento de psicología.

Esta es una época difícil para los niños. Es de gran ayuda cuando el educador les da la oportunidad de sobresalir frente a sus compañeros a través de actividades en las que expresen sus intereses y habilidades. Esto, especialmente cuando pueden ayudar a algunos de sus compañeros.

Los niños requieren de mayor tiempo y atención por parte de su profesor cuando están viviendo el proceso de separación. Su mal comportamiento puede ser un llamado para lograrlo.

Motivar a los pequeños a participar de las actividades extracurriculares les permite desarrollar sus capacidades, relacionarse con otros pequeños y sentirse valorados por sus habilidades. Además, se ha demostrado que cuando los niños se involucran en éstas, tienen menos probabilidad de desarrollar problemas de comportamiento.

El maestro es un adulto importante en la vida del niño que está viviendo el divorcio de sus padres. La mayoría de ellos confían en él y su apoyo será de gran beneficio en la aceptación y adaptación al proceso.

Para poder ayudar a los niños que viven el divorcio de sus padres el profesor debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

El salón de clases debe ser un espacio que permita a los niños expresar los sentimientos que ha generado la separación de sus padres. Recordemos que muchos de ellos se sienten responsables por lo que ha sucedido.

No se debe forzar a los niños a hablar del divorcio si no desean hacerlo. Cada uno tiene su propio ritmo y necesita tiempo para adaptarse a los cambios.

El profesor puede realizar actividades en el salón de clase que permitan a los niños interiorizar los cambios que están sucediendo en su familia, y así entender que ésta no se ha destruido con el divorcio.

En las actividades que involucren al grupo familiar, el profesor puede ayudar a los niños de padres separados a comprender que ahora pertenecen a una familia que vive en dos casas.

sindrome-de-alienacion-parental-divorcio-inmediato-3

– Una experiencia de la Vida Real –

El proceso de un Divorcio es bastante desgastante para la familia que debe vivirlo. No sólo es duro para los hijos, algunos padres tienen un duelo bastante  profundo y el pensar cómo explicárselo a los hijos no es nada fácil. Sin embargo, si no se vive este duelo de manera correcta, pueden transformarse los sentimientos de dolor y tristeza por odio, rencor y venganza. A partir de aquí es donde comienza a vivirse un divorcio insoportable.

Personalmente, tuve una experiencia con el proceso de divorcio de mis padres. Fue bastante complicado porque la acumulación de sentimientos reprimidos de más de veinte años de repente se desbordó sobre toda la familia. Eso no es ser valiente desde mi punto de vista. A veces los padres piensan que soportar una situación que no les es cómoda para que los hijos no sufran, es la mejor opción. Sin embargo están equivocados porque si esos sentimientos crecen durante más tiempo, el rencor se irá acumulando y cuando llegue el momento del divorcio saldrán a flote dando como resultado una guerra entre ambos padres.

Discutir frente a los hijos en casa es una escena traumática para ellos, escuchar gritarse  a los padres uno al otro, con insultos o de forma burlona lastima severamente a los niños. La opción del divorcio se da precisamente para evitar todo este tipo de sucesos en un hogar porque es justo lo que va deteriorándolo. Con este argumento los padres no deben hacer que aún fuera de casa las discusiones y desacuerdos se sigan dando y mucho menos implicar a los hijos por razones personales. Esto ocasiona el Síndrome de Alineación Parental.

Como mencioné en el trabajo, este Síndrome causa daños emocionales en los hijos. Uno como hijo no quiere que hablen mal de ninguno de sus padres, pero que entre sus padres hablen mal uno del otro genera confusión ya que no saben qué padre tendrá la razón ni mucho menos quién está mintiendo o quiere dañar al otro. Les genera ansiedad y frustración por lo que no sólo su personalidad se ve afectada, sino también sus contextos social y educativo.

Cuando se habla del contexto educativo, el profesor es una parte importante en este proceso del Divorcio ya que la escuela es el segundo hogar para los niños. No sólo debe enseñar para que los niños aprendan sino aprender a que los niños también pueden enseñarles a ellos tan sólo con su conducta. Pero no es trabajo  del profesor tratar de adivinar síntomas y problemas, es necesario que los padres les informen lo que está sucediendo en la familia.

Cuando viví el proceso de divorcio de mis padres una de mis profesoras se percató de mi conducta inusual y se acercó para platicar conmigo. No fue nada fácil comentarle la situación pero me generó tal confianza que me abrí con ella. Es eso lo que atinadamente deben hacer los profesores en esta situación porque no siempre los padres comentarán lo que sucede en casa y mucho menos los hijos. No se conocía el SAP a pesar de que siempre ha existido, pero este tipo de información pudo ayudar a muchos hijos de padres divorciados en ese tiempo y en el presente la difusión del ésta ayudará a prevenir problemas emocionales trastornos, depresiones e incluso suicidios. Es información valiosa para padres, profesores y alumnos.

Te invito a enriquecer este tema dejándome un mensaje con tu opinión sobre este artículo. O si lo prefieres, puedes enviarme un correo con tus comentarios o sugerencias para abordar otros temas y con mucho gusto lo tomaré muy en cuenta: magalijazmin@divorcioinmediato.com

También te invito a conocer más sobre temas relacionados en mi sitio de Facebook: https://www.facebook.com/psicologiafactorhumano

 

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

  • Cristina Noriega, doctora en Psicología y autora de«Divorcio. ¿Cómo ayudamos a los hijos? http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20150427/abci-madre-quatar-hijos-201504011031.html
  • Rodríguez-Sacristán J: El hecho sorprendente del enfermar en la infancia. En: Psicopatología del niño y del Adolescente. Universidad de Sevilla, Secretariado de Publicaciones 1995. pp 29-44.
  • Castells P: Separación y divorcio. Efectos psicológicos en los hijos. Como prevenirlos y curarlos. Editorial Cedecs. Barcelona, 1993.
  • Aguilar JM: Síndrome de Alienación Parental. Hijos manipulados por un cónyuge para odiar al otro. Editorial Almuzara. Córdoba 2004.
  • Gardner R: Recent trends en divorce and custody litigation. Academy Forum. 1985:29(2) :3-7.
  • Bolaños I: Hijos Alienados y Padres Alienados. Asesoramiento e Intervención en las Rupturas Conflictivas. I Congreso de Psicología Jurídica en Red (2004).
  • Bolaños I. 2000 Estudio descriptivo del Síndrome de Alienación Parental. En: Junta de Castilla y León. Guía de Intervención en los Puntos de Encuentro de Castilla y León.VA-533-2006.http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=s

 

2 comentarios en “El Divorcio y El Síndrome de Alienación Parental

  • ¡Hola licenciada, buena noche!
    Si bien, todo lo relacionado con la alienación parental es en detrimento del menor, el cual es quien resiente física como intelectualmente la desintegración familiar, el origen del denominado S.A.P., es generado casi en su totalidad por el padre, por todos los argumentos que usted ha expuesto, sin embargo, por cuestiones de cultura en nuestro país, relacionadas principalmente al machismo, existe también, en una mínima proporción, el caso de que la madre abandona el hogar, es decir, no es privativo de un genero el origen del S.A.P. Sin embargo, la objetividad es antes que todo el interés superior del menor.
    En nuestra legislación, particularmente en el todavía llamado Distrito Federal, su Código Civil, en su artículo 323 Septimus expresa lo siguiente:

    “Comete violencia familiar el integrante de la familia que transforma la conciencia de un menor con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores.

    La conducta descrita en el párrafo anterior, se denomina alienación parental cuando es realizada por uno de los padres, quien, acreditada dicha conducta, será suspendido en el ejercicio de la patria potestad del menor y, en consecuencia, del régimen de visitas y convivencias que, en su caso, tenga decretado. Asimismo, en caso de que el padre alienador tenga la guarda y custodia del niño, ésta pasará de inmediato al otro progenitor, si se trata de un caso de alienación leve o moderada.

    En el supuesto de que el menor presente un grado de alienación parental severo, en ningún caso, permanecerá bajo el cuidado del progenitor alienador o de la familia de éste, se suspenderá todo contacto con el padre alienador y el menor será sometido al tratamiento que indique el especialista que haya diagnosticado dicho trastorno.

    A fin de asegurar el bienestar del menor, y en caso de que, por su edad, resulte imposible que viva con el otro progenitor, el departamento de psicología del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, evaluando a los parientes más cercanos del niño, determinará qué persona quedará encargada de su cuidado; mientras recibe el tratamiento respectivo que haga posible la convivencia con el progenitor no alienador.

    El tratamiento para el niño alienado será llevado a cabo en el Departamento de Alienación
    Parental del Servicio Médico Forense del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal”.

    Y aunque en el ámbito federal, solamente se considera el delito de violencia familiar en el Código Penal, los artículos 343 Bis, Ter y Quáter de la misma ley, dejan entrever que se tiene contemplado pero no enunciado el S.A.P.

    Fuentes:
    http://www.aldf.gob.mx/archivo-c9dc6843e50163a0d2628615e069b140.pdf
    http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/9_180716.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *